logo
Century21 Portugal


century21-para-que-sirve-aval-hipotecario

El aval hipotecario es una figura importante en la concesión de algunas hipotecas. Actualmente, ha perdido presencia, ya que los bancos se basan más en la solvencia del titular del préstamo a la hora de conceder la hipoteca, pero, aún así, creemos que es una figura de la que debemos tener información por si, en alguna ocasión, nos la solicita la entidad bancaria a la hora de concedernos una hipoteca. Hoy en nuestro blog te contamos con detalle qué es el aval hipotecario y qué supone ser avalista. 

 

¿Qué es el aval hipotecario?

La definición que da el Banco de España sobre el aval hipotecario es que “es una forma de garantizar o asegurar el cumplimiento de obligaciones económicas. Quien avala (el avalista) se declara dispuesto a hacer frente a los compromisos del avalado (normalmente, el pago de una determinada cantidad de dinero) frente a una tercera persona o empresa (el beneficiario del aval) en caso de que el avalado no lo haga”. En definitiva, un aval se encargaría de asumir el pago de una deuda en el caso de que la persona titular del préstamo no pudiera hacer frente a sus compromisos de pago. 

 

Es bien cierto que la figura del aval ha ido perdiendo presencia en la concesión de hipotecas en estos últimos años, pero como hemos comentado, aún hay casos en los que su papel es necesario e imprescindible

 

El aval puede ser tanto una persona física como una entidad que esté dispuesta a ser una garantía de pago si el titular de un préstamo no puede hacerse cargo de las cuotas en un momento dado. Por ello, para ser avalista, es importante estar seguro de la solvencia de dicho titular para evitar que el avalista tenga que asumir esta responsabilidad. En el caso de que el titular de la hipoteca no pudiera pagar, y antes de reclamárselos al avalista, la entidad bancaria deberá demostrar que dicho titular, efectivamente, no puede hacerse cargo de ellos. 

 

¿Qué requisitos debe cumplir el avalista hipotecario?

A la hora de contratar una hipoteca con aval, el avalista deberá demostrar al banco que tiene la capacidad de asumir la deuda. Por ello, es imprescindible que entregue una serie de documentos que verifiquen su solvencia. De hecho, la entidad prestataria le exigirá la misma capacidad de pago que a la persona a quien le conceda el préstamo. Los requisitos para ser avalista son:

  • Ser mayor de edad
  • Tener ingresos regulares y suficientes
  • Tener un patrimonio suficiente que puede ser garantía para el banco. Es decir, que esté libre de cargas y estén ya pagados. 
  • No aparecer en ficheros de solvencia patrimonial.
  • No tener deudas pendientes de pago. 

 

Hay que tener en cuenta que, en la mayoría de casos, el avalista de una hipoteca estará ligado a la deuda durante toda la vida del préstamo. Por ello, hay que estar especialmente seguro a la hora de aceptar ese papel y conocer al detalle todas las cláusulas y condiciones de la hipoteca por si, llegado el caso, se debe asumir la responsabilidad de los pagos.  

 

Riesgos de ser avalista de una hipoteca

Como hemos comentado con anterioridad, el principal riesgo de ser avalista de una hipoteca, es que sé dé la situación de que, quien figura como respaldo, acabe pagando las cuotas de la hipoteca e, incluso, pueda acabar perdiendo la vivienda que se haya puesto como garantía. De hecho, recaerán sobre el avalista, las mismas condiciones de pago y las consecuencias legales en caso de impago que tuviera el titular de la hipoteca.

 

También hay que tener en cuenta que existen diferentes formas de avalar un préstamo y en algunos casos, solo se contempla una responsabilidad parcial de pago

 

A la hora de plantearse ser avalista de una hipoteca, también debemos tener claro que, aunque la deuda no sea del avalista, este figurará en la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE), donde se registran los préstamos, créditos y avales de las diferentes entidades de crédito. Por lo tanto, al aparecer como avalista, disminuye inexorablemente, nuestra capacidad crediticia, es decir, nuestra viabilidad para que nos concedan un préstamo o crédito a nuestro nombre. 

¿Tienes más claro el concepto de aval hipotecario? ¿Hemos resuelto tus dudas? ¿Tienes dudas sobre fiscalidad hipotecaria o te preocupa las comisiones que debes pagarle al banco? Si aún tienes preguntas sin resolver, puedes leer nuestro blog y consultar a nuestros asesores CENTURY 21 te pueden aconsejar, sin ningún coste adicional ¡No lo dudes, cuenta con nosotros! Ponte en manos de la Red CENTURY 21, ¡estamos aquí para ayudarte!

marketing@century21.pt'

Deja un comentario

*
Subscribe!

captcha *