logo
Century21 Portugal


 

Esta es la conclusión a la que llegan desde diversos organismos y entidades de estudios de mercado del sector inmobiliario. Y es que según los datos hechos públicos por el Ministerio de Fomento, el número de visados para autorizar la iniciación de construcción de obra nueva para uso residencial ha aumentado un 15 por ciento en los cuatro primeros meses de 2017 respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

En números absolutos, este porcentaje se traduce en la aprobación en solo cuatro meses de 24.871 permisos  de construcción. Del total, 18.333 corresponden a construcciones de viviendas en bloques, mientras que el resto (6.532) se han destinado a la construcción de viviendas unifamiliares.

Con este, ya son tres los años en los que el sector de la construcción de nueva vivienda se mantiene en positivo. El cómputo anual de 2016 supuso un incremento del 29 por ciento respecto al año 2015. En aquel segundo año de remontada del sector, el número de visados solicitados para la construcción alcanzó el 42,5 por ciento más que durante el primer año en positivo (2014).

De esta forma, el sector inmobiliario y de la construcción aleja los siete años que encadenó en negativo tras la crisis financiera.

Madrid y Barcelona, los dos grandes motores del sector

Madrid y Barcelona se asientan como los dos grandes focos de la actividad constructiva y la oferta inmobiliaria. En el caso madrileño, la demanda de nueva vivienda corre a cargo de un comprador de poder adquisitivo medio-alto. Este perfil busca oferta hacia el norte de la capital.

Por contra, los distritos de Salamanca, Chamberí y algunas áreas del centro, es la vivienda de lujo la que despierta mayor interés, tanto para su adquisición como para la rehabilitación y posterior venta.

En Barcelona, por su parte, el suelo en el centro se busca sobre todo para realizar actuaciones de rehabilitación

La costa, un mercado aún demandado por extranjeros

En la Costa española, especialmente en la vertiente mediterránea, se está asentando una mayor demanda de vivienda nueva con destino como segunda vivienda para los inversores extranjeros -europeos mayoritariamente, si bien los rusos están mostrando cierto interés en comprar segundas residencias de lujo en la costa mediterránea-.

Así está ocurriendo en Valencia, donde las nuevas promociones son escasas y se destinan mayoritariamente a la venta como segunda vivienda. Del mismo modo, se vienen sucediendo esta realidad a lo largo de la costa, lo que supone un incremento de un 18 por ciento en las transacciones de vivienda con comprador extranjero.

En el caso de Palma de Mallorca, esta demanda se focaliza en el mercado de la vivienda de lujo.

Para Ricardo Sousa, CEO de CENTURY 21 España: “hemos constatado que la oferta residencial en muchas zonas resulta insuficiente e inapropiada ya que muchos de los inmuebles han quedado obsoletos y no dan respuesta a lo que el español demanda hoy en día. Una situación que pone de manifiesto la construcción de nuevas viviendas en las que se dé respuesta a las necesidades que presentan las familias españolas sin que por ello el presupuesto destinado a la vivienda se vea incrementado. Durante los últimos cinco años la evolución de los visados de obra nueva ha registrado consecutivamente mínimos históricos. En esta nueva etapa, el sector inmobiliario va a necesitar poner a disposición de los españoles viviendas a un precio que no supere el techo de su capacidad financiera.

cbarruz@c21iberia.com'

Deja un comentario

*
Subscribe!

captcha *