logo
Century21 Portugal


Century 21

A lo largo del día, cualquier agente inmobiliario se enfrenta a numerosas situaciones que ponen en riesgo su confianza y su capacidad para mejorar. Desde la red CENTURY 21 creemos firmemente en el apoyo en todos los órdenes a nuestros agentes franquiciados. Entre las capacitaciones más valoradas se encuentra la de inteligencia emocional para agentes inmobiliarios.

¿Qué se entiende por inteligencia emocional?

Forma parte del elenco de términos estrella del 2017 y seguro seguirá en este nuevo año. La teoría de la Inteligencia Emocional, sin embargo, fue formulada en 1990 por Peter Salovey y John D. Mayer. Según esta teoría, todos los seres humanos tenemos una cierta capacidad para gestionar nuestros propios sentimientos e interactuar con los de los demás.

Así pues, la inteligencia emocional está estrechamente ligada a la conciencia que tenemos de nosotros mismos (cómo nos vemos emocionalmente), a nuestra capacidad para mantener la motivación alta y al control que sobre ello somos capaces de realizar.

Pero no solo, la inteligencia emocional también actúa en nuestras relaciones personales con otros hombres. Así, en el argot psicológico se le denomina inteligencia interpersonal a nuestra capacidad para reconocer las emociones ajenas (nuestra capacidad de empatizar con otras personas) e interactuar con ellas (esto es, desarrollar nuestras habilidades de socialización).

En definitiva, la inteligencia emocional implica ser conscientes de las emociones que se ocultan en nuestro comportamiento y conocer el resultado de ello en los demás, de tal forma que seamos capaces de establecer un control consciente sobre ello.

La inteligencia emocional del agente inmobiliario

Desarrollar la inteligencia emocional ayuda a los agentes inmobiliarios a gestionar los grandes momentos de presión que se viven en esta vocación, y ejerce de revulsivo para mantener una actitud positiva hacia su labor inmobiliaria.

Pero, ¿cómo alcanzar el éxito inmobiliario a través de la inteligencia emocional? Veamos algunas técnicas útiles para que todo agente inmobiliario mejore su capacidad de generar prospectos inmobiliarios.

Autocontrol

En ocasiones, la conversación durante la acción de captación inmobiliaria trascurre fluida. En estos instantes, ambos interlocutores tienden a relajarse y mostrarse más abiertamente tal y como son. Un agente inmobiliario profesional sabe manejar este tipo de situaciones con profesionalidad.

Esto es, se mantiene de forma consciente dentro de la conversación, de tal forma que sabe hasta dónde puede llegar y cuáles pueden ser las consecuencias de dar rienda suelta a la confianza establecida.

Esta situación puede surgir de forma natural o bien inducida por el cliente. En ambos supuestos, el grado de entrenamiento personal para permanecer alerta siempre con lo que se expresa marcará el nivel de inteligencia emocional del agente inmobiliario.

Autogestión

Resulta muy tentador derivar los fracasos a factores externos que no se pueden controlar. Sin embargo, es más gratificante aprender a conocerse uno mismo, interpretar cuáles son los límites actuales y cuáles pueden ser los futuros, y trabajar por reforzar nuestras fortalezas para convertirlas en oportunidades reales.

Para ello, el agente inmobiliario debe trabajar especialmente su yo interno. La introspección no siempre obtiene un resultado acorde a las expectativas del sujeto estudiado. Precisamente en estas situaciones es donde debe florecer la confianza en uno mismo, en su profesionalidad y afrontar aquello que puede hacer para mejorar los puntos débiles que se encuentre.

El entorno

Del mismo modo que podemos y debemos aprender a conocernos y controlarnos, existen actores que no escapan a ello. Sin embargo, sí podemos aprender a leer las situaciones y actuar en función de ellas.

El entorno en el que se mueve el agente inmobiliario emite numerosas señales. Saber escucharlas y procesarlas implica un fuerte entrenamiento personal en relaciones humanas y generación de contactos. Sin embargo, obtiene una importante ventaja: puede extrapolar situaciones gestionadas para encarrilar la situación hacia su zona de confort, evitando así ser arrastrado por el flujo de los hechos.

La inteligencia emocional, su gestión y desarrollo, posibilitará al agente inmobiliario que todo lo emocional que tiene como persona trabaje al servicio de los conocimientos, lo que le llevará a obtener réditos extraordinarios.

Porque la motivación interna es un cúmulo de autonomía, talento, compromiso y esfuerzo personal para dar lo mejor como profesionales.

► VENDE CON CENTURY 21 España:
Vende tu casa con nosotros aquí: http://vender.century21.es

► TRABAJA EN CENTURY 21 España:
Conviértete en un  asesor inmobiliario aquí: http://reclutamiento.century21.es
 Ver las oportunidades de carrera aquí: https://www.linkedin.com/company/279780/jobs/

► FORMA PARTE DE CENTURY 21 España:
Conviértete en un franquiciado aquí: http://franquicia.century21.es/

► DESCARGA  NUESTRA APLICACIÓN MÓVIL EN: https://www.century21app.es

cbarruz@c21iberia.com'

Deja un comentario

*
Subscribe!

captcha *