logo
Century21 Portugal


 

De cara a los días en los que más apriete el calor, en el sistema CENTURY 21 hemos recopilado unos consejos para enfriar la casa en verano sin necesidad de contar con aire acondicionado.

Y es que este verano se presenta inestable y más cálido que años anteriores, según los meteorólogos y estudiosos del clima. Mantener las casas con la temperatura ideal para todos los miembros de la familia se ha convertido en todo un reto.

Mantener las persianas bajadas

A través de las ventanas dejamos entrar casi el 25 por ciento del calor exterior. Las cortinas y persianas juegan en verano un papel bloqueador de luz y el calor en las horas más cálidas del día.

Con este sencillo gesto, mantendrás más fresca la vivienda sin consumir energía con el aire acondicionado.

¿Significa eso que tengo que dejar las persianas bajadas todo el día? Ni mucho menos. Aprovecha ese momento fresco que es el amanecer para subir las persianas y dejar abiertas brevemente las ventanas.

Abrir o no abrir ventanas

Esta shakespeariana cuestión tiene fácil solución: lo recomendable es abrir puertas y ventanas en las primeras horas del día y durante la noche. Con una excepción: cuando el calor es tan continuo como el que se ha vivido en los primeros días del verano, en los que amanecía a 25 grados y por las noches rondaban los 30.

En estos casos, se recomienda abrir las ventanas brevemente y cerrar todo (ventanas y persianas) para crear una especie de jaula interior en el hogar. Para estos momentos críticos, cerrar las puertas de las habitaciones también ayuda.

Cocina y lava por la noche o a primera hora

Hay tareas en el hogar que no entienden de estaciones. Comemos durante todo el año, y necesitamos tener limpia la ropa sobre todo en verano, cuando el sudor se convierte en una máquina de generar montones de ropa para lavar.

La cocina y la lavadora son dos de los grandes generadores de calor dentro de la vivienda -con los ordenadores y dispositivos electrónicos, aunque no siempre nos percatemos de ello-. Utilizarlos en las horas centrales del día en viviendas que sean muy calurosas es un suicidio para el bienestar del hogar.

Siempre que te sea posible, si tienes que cocinar, hazlo en las primeras horas del día, con las ventanas abiertas, para no sobrecargar la casa antes de que el sol tenga la suficiente fuerza.

Del mismo modo, el día que toque poner la lavadora -o la secadora-, intenta programarlo para que puedas hacerlo a la caída de la tarde o por la noche. El lavavajillas, que también es un potente emisor, mejor ponerlo después de la cena que tras la comida. Repetimos, siempre que sea posible y no urgente.

Mueve el aire de las estancias

Si eres de los que no te sienta bien el aire acondicionado, no tienes por qué renunciar a enfriar la casa en verano. Lo importante es que mantengas el aire del ambiente en movimiento. Utiliza ventiladores, ya sea de pie o de techo, y verás cómo tu cuerpo nota el alivio inmediatamente.

Si tienes un pequeño despacho en casa, y vas a pasar largos espacios de tiempo frente al ordenador, no estaría demás adquirir uno de esos ventiladores con humidificador incorporado.

Otro punto importante es la programación de los tiempos de encendido. Hay reguladores de la corriente eléctrica que puedes programar para que se enciendan antes de que llegues, con lo que lo primero que notas al entrar en casa es frescor.

Cuando el calor alcance temperaturas extremas, y te veas forzado a recurrir al aire acondicionado, siempre puedes ahorrar energía y luz si coordinas los tiempos de encendido y la temperatura, con la puesta en marcha de los ventiladores. Reducirás el tiempo que necesitas tener encendido el aire acondicionado para mantener una temperatura agradable.

¿Conoces más trucos para mantener fresca la casa en verano? Cuéntanoslo en los comentarios.

cbarruz@c21iberia.com'

Deja un comentario

*
Subscribe!

captcha *