logo
Century21 Portugal


century21-vivienda-passivehaus

¿Has oído hablar de las casas Passivhaus, casas pasivas o passive houses? Se trata de un tipo de casa o edificación que mantiene las condiciones ideales en su interior para lograr un ahorro energético que va entre el 70 y el 90% respecto a una vivienda tradicional. Sigue leyendo si quieres saber con detalle las características principales de este tipo de construcciones que cada vez despiertan más interés. 

 

Este nuevo concepto de casas comenzó en EEUU en la década de los 80, cuando se investigaba un nuevo modelo constructivo de consumo de energía bajo donde la propia energía que necesitaba la vivienda era generada por ella misma. Para la construcción de este tipo de edificaciones se tenía en cuenta el clima, la radiación solar y el viento, factores clave que determinaban la ubicación, el diseño, la orientación, el aislamiento térmico o la ventilación. 

 

El desarrollo del concepto de las viviendas Passivhaus continuó en Alemania a principios de los años 90, cuando los profesores Bo Adamson y Wolfgang Feist plantearon que se podían construir edificios que fuesen energéticamente más eficientes que los tradicionales. Por ello, crearon el estándar Passivhaus que certifica el instituto Passivhaus que garantiza la certificación energética clase A. El primer edificio con esta calificación certificado por el instituto Passivhaus se construyó en Darmstads (Alemania) y tenía un consumo energético por debajo de 10 kWh/m2 en calefacción. 

 

Este concepto de construcción de edificios ha ido evolucionando con el paso del tiempo y actualmente permite un ahorro del 60% en climas mediterráneos y un 80% en climas más fríos como el Alemán, por ejemplo.

 

Principios básicos de una casa Passivhaus

Los principios básicos que debemos tener en cuenta a la hora de determinar si una casa es Passivhauss son el aislamiento térmico, las ventanas y puertas de altas prestaciones térmicas, la ventilación controlada con recuperación de calor, la estanqueidad del aire y la ausencia de puentes térmicos

 

  1. Aislamiento térmico: En este caso, las paredes exteriores, la cubierta y la solera deben tener una baja transmisión térmica. 
  2. Ventanas y puertas de altas prestaciones: Las carpinterías que se utilizan en una casa Passivhaus deben tener muy baja transmisión térmica y las ventanas deben ser de doble o triple vidrio, dependiendo del clima. 
  3. Ventilación con recuperación de calor: Este requisito es el que garantiza la calidad del aire interior de las casas o los edificios passivhaus. La estanqueidad de los edificios busca una mayor eficiencia energética minimizando las filtraciones no deseadas. 
  4. Estanqueidad del aire: En una construcción passivhaus, la envolvente debe ser lo más hermética posible para conseguir que no haya corrientes de aire entre ventanas. 
  5. Ausencia de puentes térmicos: Los puentes térmicos son los puntos de la envolvente de un edificio que se pueden debilitar a causa de un cambio de posición o por encontrarse distintos elementos constructivos. Una planificación correcta de un edificio passivhaus elimina estos puentes térmicos para eliminar así las pérdidas de energía. 

 

Un edificio Passivhaus requiere un proceso de diseño holístico donde el resultado es la suma de todas las partes. Por ello, además de estos cinco conceptos básicos, hay que tener en cuenta otros factores como: 

  • la protección solar exterior
  • la ventilación nocturna combinada con la inercia térmica
  • los sistemas de ACS, equipos e iluminación eficientes para reducir el consumo de energía primaria.
  • Las instalaciones de calefacción y refrigeración eficientes.

 

Ventajas de las casas Passivhaus

  • Una de las principales ventajas de vivir en una casa o edificios Passivhaus es que se puede ahorrar hasta un 75% de energía. En este tipo de viviendas es mucho más fácil controlar la temperatura interior generándose un microclima con un consumo muy bajo de energía. 
  • Es una vivienda con una baja contaminación, ya que es prácticamente imposible que el aire del exterior penetre en el hogar gracias a la hermeticidad de su envolvente. Ello hace que sea una casa absolutamente saludable. 
  • En este tipo de edificaciones la calidad del aire es inmejorable porque consta de una serie de conductos que permiten hacer circular el aire a través de la vivienda, mejorando su renovación constante, consiguiendo un aire extremadamente limpio. 
  • No existen cambios notables de temperatura. El flujo del aire que se consigue en este tipo de viviendas provoca la recuperación del calor, con lo que resulta un consumo energético más bajo y una temperatura equilibrada todo el año. 
  • Las emisiones de carbono se reducen de manera significativa, ya que este tipo de viviendas no dependen de la calefacción o el aire acondicionado para conseguir una temperatura estable y agradable. 
  • Evitan la contaminación acústica, disfrutando del silencio gracias al aislamiento que tienen este tipo de casas. La tranquilidad, la paz y el relax imperan en este tipo de casas. 

Esta manera de edificar se aplica cada vez más a grandes construcciones como hoteles, oficinas o edificios oficiales, ¿conocías el concepto de casas o edificios passivhaus? Si te interesan este tipo de temas, sigue el blog de CENTURY 21 España, ¡estamos al día de todo lo relacionado con el sector inmobiliario, la decoración y el lifestyle! ¡Queremos ser tu blog de referencia!

marketing@century21.pt'

Deja un comentario

*
Subscribe!