logo
Century21 Portugal


century21-productivo-trabajo-oct22

¿No logras entender cómo algunos compañeros son capaces de hacer tanto en tan poco tiempo? ¿Sientes que tus horas en el trabajo no son suficientes y siempre tienes faenas pendientes? Créenos se trata de, única y exclusivamente, organización. Una palabra mágica que te permitirá conseguir que sus horas laborales sean realmente productivas y, con menos esfuerzo del que imaginas, hacer mucho más.

 

En primer lugar, es importante tener claro qué es ser productivo en el trabajo. Sin duda, se podría definir de muchas maneras, pero grosso modo sería dedicar el tiempo laboral a cuestiones realmente importantes para la empresa y no perder tiempo en pormenores que no son urgentes ni prácticos (reuniones eternas, procrastinar leyendo emails no prioritarios, despistarse contestando al whatsapp…). 

 

De hecho, los equipos más productivos son aquellos que reducen el tiempo dedicado a tareas menos importantes para la consecución de objetivos para poder centrarse en el trabajo clave, sin necesidad de invertir más horas. 

 

La productividad en el trabajo es un factor clave para lograr el éxito tanto individual como empresarial.

 

Claves para conseguir ser más productivo en el trabajo.

Si te has marcado como objetivo de una vez por todas, acabar tu jornada laboral con todas las tareas que te agendaste marcadas, es importante que te pongas manos a la obra y poniendo en práctica estos consejos: 

  1. ​​​​El orden es la base. Asegúrate de que tu espacio de trabajo está ordenado y limpio. Una mesa desordenada puede acabar con tus ganas de trabajar y será una de las causantes de que pierdas el foco. Es preferible que, antes de empezar tu jornada, dediques un par de minutos a ordenar papeles, bolígrafos… y dejar tu espacio de trabajo despejado. 
  2. Utiliza un sistema de archivos tanto digital como físico para mantener sus documentos organizados. De esta forma podrá encontrar fácilmente lo que necesitas cuando lo necesites sin perder tiempo. 
  3. Establece un horario de trabajo y trata de cumplirlo lo más fielmente posible. En cuanto a horario nos referimos a la jornada diaria como a las tareas específicas. Es decir, determina cuánto tiempo vas a dedicar a contestar e.mails o delimita los minutos de elaboración de un informe. 
  4. Haz una lista de las tareas que necesitas realizar y trata de completar una tarea antes de pasar a la siguiente. De esta forma podrás ver claramente, después de unos días, cómo y cuánto avanzas, lo práctica que te resulta esta nueva forma de trabajar y hará que te sientas más motivado para seguir adelante. 
  5. Si tienes que hacer una tarea que requiere mucha concentración, bloquéate el tiempo necesario sin distracciones. De hecho, es importante, si es posible, trasladarte a un lugar donde tengas las menos interrupciones posibles. 
  6. Un temporizador te puede servir de mucha ayuda. Calcula cuánto vas a tardar en cada tarea y complétala en el tiempo establecido. Este truco te ayudará a enfocarte y a trabajar más rápido. 
  7. Si siente que se está quedando atrás en el trabajo, o que no llegas a cumplir tus objetivos diarios, es posible que hayas agendado más cosas de las que realmente puedes hacer. Analiza de nuevo tu agenda diaria y tus TO-DO y organízate de nuevo. 
  8. Descansa regularmente cada cierto tiempo. Un descanso puede ayudarte a refrescarte y a enfocarte mejor cuando vuelvas a trabajar. Existen diferentes métodos para ser más productivo en el trabajo que le dan tanta importancia al tiempo de ejecución como al de descanso. Por ejemplo, ¿Conoces el método Pomodoro? Se basa en usar un temporizador para dividir el tiempo de trabajo en intervalos fijos de 25’ de actividad que se llaman pomodoros, seguidos de 5’ de descanso. Cada 4 pomodoros, la pausa es más larga. 
  9. Cuando hayas terminado de trabajar, asegúrate de guardar todos sus documentos y de limpiar tu espacio de trabajo. De esta forma podrás empezar al día siguiente sin perder tiempo en organizar ni ordenar. Además, te irás con la sensación de trabajo hecho y finiquitado. 
  10. Ser organizado requiere autocomprometerse con uno mismo a diario. Lo más fácil es, después de una temporada, volver a los viejos hábitos. Hazte una promesa diaria. Si la cumples, te aseguramos que mejorarás tu productividad y controlarás mucho más tus niveles de estrés. 

 

¿Tienes claro ya cómo ser más productivo en tu lugar de trabajo? Puedes aplicar estos consejos a cualquier aspecto de tu vida. Si te ha gustado este artículo y te ha parecido práctico, ¡sigue nuestro blog! Encontrarás, además de artículos especializados en el sector inmobiliarios, consejos en decoración o lifestyle que seguro te resultan muy útiles. 

 

marketing@century21.pt'

Deja un comentario

*
Subscribe!

captcha *