logo
Century21 Portugal


century21-trucos-prácticos-organizar-hogar

¿Cuántas veces te has planteado organizar tu casa y nunca llega el momento de hacerlo? Cada vez que pensamos en organizar nuestro hogar de una vez por todas, se nos hace una montaña y no nos damos cuenta de que cuanto más lo retrasemos será mucho peor. Llegó el momento de pasar a la acción. Hoy en nuestro blog te vamos a dar algunos consejos expertos que te ayudarán a organizar tu hogar de forma práctica y acabar de una vez por todas con las excusas. 

 

Llegó la hora de organizar tu hogar

Ordenar no es otra cosa que liberar espacio físico y poner cada cosa en su sitio. No solo ayuda a mantener nuestro hogar limpio, sino que es básico para nuestro equilibrio mental. Tener una casa desorganizada y desordenada puede provocar sensación de estrés y ansiedad. Además, también afecta a la concentración y nos aleja de la sensación de bienestar que debemos sentir cuando estamos en casa. 

 

El afán por el orden y la organización cada vez tiene más seguidores y son muchos los expertos que nos intentan contagiar su amor por la organización en casa. Sin duda, la pionera en esto del orden en el hogar para encontrarnos mejor ha sido Marie Kondo que, con su método KonMari, ha logrado poner orden en millones y millones de hogares. 

 

Además del método de Marie Kondo, hay infinidad de propuestas que nos ayudan a reordenar y reorganizar nuestro hogar. La técnica y la manera de hacerlo es seguramente algo distinta en unos y otros, pero hay reglas básicas en las que coinciden la mayoría. Es importante que cada uno encuentre el método con el que se sienta más a gusto y le sea más fácil de llevar a cabo. 

 

Reglas básicas para un hogar ordenado

A la hora de ponerte manos a la obra para organizar tu hogar de una vez por todas es fundamental tener algunos objetivos claros: es importante que sepas que para ordenar hay que desordenar y que tomes conciencia que se trata de una nueva forma de vida, no vale con ordenar en un momento determinado y se acabó. Deberás tomar conciencia del problema y cambiar algunos hábitos de todas las personas que viven en tu casa

 

Tira y recicla todo lo innecesario

Es importante que elimines de una vez por todas el concepto “por si acaso” y tires, recicles o dones todo aquello que no utilizas: ropa, cables, utensilios de cocina, productos de higiene personal… Deshacerte de todo aquello que no usas te ayudará a liberar espacio y mantener tu casa más organizada y despejada. Analiza cada una de las habitaciones de tu hogar. Para hacerlo, acompáñate de una bolsa de basura para tirar lo que ya no sirve y de una caja donde ir colocando todo lo que vas a donar, vender o reciclar. Es probable, sobre todo si no lo has hecho antes, que te cueste deshacerte de según qué cosas, pero seguro que cuando lo hayas hecho la primera vez, te sentirás mucho más ligera. ¿Sabías que solo utilizamos un 20% de las cosas que tenemos? 

 

Mantén una rutina de limpieza diaria

Mantener una rutina de limpieza diaria te ayudará a no acumular ni trabajo ni desorden. Dedica cada día 15 minutos al orden. Organiza el baño después de ducharte, haz la cama y aprovecha para poner la lavadora. Durante el día también es importante que repartas el trabajo y dividas las tareas o aproveches el momento para hacer dos cosas al mismo tiempo. Es decir, mientras cocinas, puedes ir recogiendo los utensilios que vas usando y cargando el lavavajillas, por ejemplo. Organízate y barre y limpia el polvo de una habitación distinta cada día. No tardarás más de 5 minutos en hacerlo y mantendrás así tu hogar siempre limpio. 

 

Ordena tu casa antes de ir a dormir

Ordenar tu hogar antes de ir a dormir te dará calma. Pero, ¿qué es lo que debes hacer antes de acostarte? En primer lugar, limpia y recoge la cocina después de cenar, ¡nunca te vayas a dormir con los platos sucios en el fregadero! Despeja y limpia la encimera con un trapo húmedo, barre y friega el suelo. No tardarás más de 10 minutos en hacer todo esto. Antes de apagar la luz del salón, haz una revisión, ordena y mulle los cojines, recoge y dobla las mantas, retira revistas y papeles de la mesa de centro… ¿listo? Pues ya puedes ir a dormir con total tranquilidad. Cuando te pongas el pijama, deja la ropa en su sitio, la que tengas que lavar, en la cesta de la ropa sucia y la que vayas a reutilizar en un cajón específico para ello. Se acabó eso de dejar la ropa desordenada en el suelo o en la butaca del dormitorio. Finalmente, es importante que dejes preparada la ropa que vas a utilizar tú y tu familia al día siguiente. 

 

Planifica un lugar para cada cosa

La planificación es básica para conseguir un hogar ordenado. Es fundamental que antes de empezar con la tarea de organizar determines cómo hacerlo: saber dónde vas a reubicar el calzado diario de los niños, pensar si necesitas comprar cestas de la ropa sucia para cada habitación, adquirir una caja para que el papeleo no esté visible en el salón… Es preferible que, antes de empezar a recolocar, cojas lápiz y papel y te hagas un pequeño esquema y anotes qué tienes y qué necesitas en cada habitación. Es básico que también planifiques las tareas que harás cada día antes de iniciar la semana. Esta planificación dependerá de tu estilo de vida, del tiempo que dispongas, etc, pero será un punto de partida muy eficaz. Antes de ordenar físicamente es importante encontrar el orden en tu cabeza. 

¿Todo claro para organizar tu hogar de una vez por todas y no demorarlo más? Si quieres saber más sobre orden y organización en el hogar, no dejes de seguir nuestro blog.

marketing@century21.pt'

Deja un comentario

*
Subscribe!

captcha *