logo
Century21 Portugal



A causa del confinamiento se ha detectado un nuevo síntoma en el mercado inmobiliario: La puesta a la venta masiva de los patitos feos, pisos poco agraciados, oscuros, interiores que, según informó el diario EL PAÍS a principios de este mes de diciembre, los propietarios abandonan en busca de viviendas más abiertas y luminosas.

Las consecuencias de este periodo tan atípico están demostrando ser complejas y alteran la dinámica de venta habitual. La falta de ascensor ya es tradicionalmente un freno; según EL PAÍS un 35% de los pisos que están en venta en España no tienen ascensor y eso hace que sean un 33,5% más económicas. Pero ahora nuevas dinámicas se acentúan; por ejemplo está mucho más buscado que el piso sea exterior lo cual llevó el pasado septiembre a un incremento del 24,9% del registro de viviendas unifamiliares en las notarías respecto al mismo mes del año anterior.

Propietarios de pisos sin luz natural, de pisos tubo, sin terraza, sin buena ventilación ven como aumenta la dificultad de venderlos; aún más porque las entidades financieras también ven más difícil deshacerse de ellos en caso de embargo. ¿quiere esto decir que no van a tener salida?

Preguntado por EL PAÍS, Ricardo Sousa CEO de CENTURY 21 España subraya que “por este tipo de viviendas se podría pedir entre un 10% y un 15% de rebaja en el precio de salida inicial”. Esta opción disponibilizaría estas viviendas hacia el inversionista que busca un precio competitivo para alquilar, o también hacia compradores jóvenes que pueden prescindir de ciertas comodidades a cambio de un precio más asequible a su presupuesto.

marketing@century21.pt'

Deja un comentario

*
Subscribe!

captcha *