logo
Century21 Portugal


¿Te has comprado un piso y vas a decorarlo tú mismo? Sin duda, una de las tendencias más de moda es cubrir las paredes con papel pintado, un recurso decorativo que estuvo muy de moda en los años 70 y que ha vuelto a renacer con más fuerza si cabe. Hoy en nuestro blog te explicamos todo lo que necesitas saber sobre el papel pintado para tu piso nuevo. 

 

¿Has decidido vestir las paredes de tu nuevo hogar con papel pintado? Estas son algunas de sus ventajas

  • El papel pintado permite crear combinaciones exclusivas que definen tu estilo y tus gustos.
  • Existe una gran variedad de estampados, estilos, colores y texturas. Puedes apostar por acabados más convencionales o por otras más atrevidas. 
  • Es de rápida instalación. De hecho, se invierte mucho menos tiempo en empapelar una estancia que en pintarla. Su colocación es una ventaja. 
  • Su mantenimiento es mucho más fácil. Hoy en día los papeles pintados son lavables y basta con pasar un trapo mojado para conservarlos como el primer día. 
  • Crea efectos ópticos muy atractivos, incluso podemos encontrar papeles pintados con dibujos que dan sensación de profundidad. 

 

Cómo colocar papel pintado

El papel pintado vuelve a estar de moda. Cada vez los hogares se visten más con divertidos papeles que ponen un divertido acento en cualquier espacio. Si además, añadimos su facilidad de aplicación es la opción ideal para darle un aire diferente a tu nuevo hogar. Para colocar papel pintado debes seguir los siguientes pasos: 

  1. Preparar la pared: Antes de ponerte manos a la obra, es importante que examines el estado de la pared donde vayas a colocar el papel pintado. Arregla imperfecciones para evitar que queden marcas indeseadas. Lo ideal es dejar la superficie lo más lisa posible, arreglando grietas, desconchones o agujeros. Si la pared sobre la que vas a poner el papel pintado ya tiene un papel antiguo, es recomendable retirarlo y reparar con masilla algún desperfecto que pueda producirse. 
  2. Elegir el tipo de papel: A la hora de escoger el papel pintado para nuestra pared tenemos que tener claro que hay diferentes opciones en cuanto a materiales, acabados, durabilidad y sistemas de aplicación. El más común es el de base de lino con texturas más marcadas, pero sea cual sea el tipo de papel elegido es importante seguir las instrucciones que indica cada fabricante. A la hora de comprar los diferentes rollos, debemos asegurarnos de que todos ellos pertenezcan a la misma tintada, información que aparece siempre en la etiqueta. 
  3. Tomar medidas: Generalmente, los rollos de papel tienen unas medidas estándar de 10,05 m de largo por 0,53 cm de ancho. Para calcular los rollos que se necesitan hay que: 
    • Medir la altura de la pared sin contar el rodapié
    • Dividir la altura del rollo por la altura de la pared para saber el número de largadas.
    • Medir el perímetro de la habitación descontando puertas, ventanas y armarios empotrados.
    • Dividir el perímetro de la habitación entre el número de largos. 
  4. Ten en cuenta el rapport: A la hora de hacer encajar el dibujo del papel pintado se aconseja calcular un porcentaje más a la hora de comprar los rollos porque siempre se produce algo de sobrante a la hora de encajar los dibujos. Lo ideal es calcular un 10% más aunque este porcentaje podrá variar en función del tamaño del estampado. 
  5. Herramientas imprescindibles: Para colocar papel pintado en nuestro hogar es suficiente con contar con una brocha para aplicar la cola, otra más pequeña para juntas y remates, un cepillo y un trapo para alisar; una cuchilla y una regla; una superficie plana en la que trabajar y una escalera para acceder a las zonas más altas de la pared. 

 

Cómo limpiar el papel pintado

Si optas por decorar tu nuevo hogar con papel pintado debes tener en cuenta su mantenimiento y cómo limpiarlo para que esté siempre como el primer día. Aunque el papel pintado no se ensucia fácilmente, necesita, de vez en cuando, un poquito de atención. No es complicado limpiarlo, pero sí que es importante tener en cuenta cómo y con qué productos hacerlo en función de su composición. En primer lugar, hay que quitarle el polvo con un plumero para, a continuación, utilizar los productos adecuados para cada tipo de papel:

  • Tejido no tejido: Este tipo de papel tiene una base textil y una capa vinílica y barnizada. Es resistente y se lava con facilidad con una esponja humedecida y un poco de jabón. Es importante secar un trapo. 
  • Vinílico: Es un tipo de papel muy resistente a golpes y humedad y el material con el que está fabricado hace que sea muy fácil de limpiar. Se puede lavar con una esponja con jabón y secar con un trapo de microfibra. 
  • De celulosa: Es el más complicado de colocar y cada vez se utiliza menos. Si es papel lavable, podemos pasar un simple trapo mojado por la superficie, si no, es recomendable utilizar una esponja de limpieza en seco o una goma de borrar. 
  • Fibras naturales: Es un papel muy delicado que hay que limpiar en seco. 

 

¿Te apetece descubrir ideas y nuevas tendencias en decoración para tu nuevo hogar? Sigue nuestro blog, estamos al día en lo que más te interesa.

 

marketing@century21.pt'

Deja un comentario

*
Subscribe!

captcha *