logo
Century21 Portugal


century21-bajar-factura-luz

Durante el verano la factura de luz crece irremediablemente. Para estar más a gusto en casa recurrimos al uso del aire acondicionado o de ventiladores, hecho que hace que el consumo de energía eléctrica aumente en exceso y, por consiguiente, la factura de la luz. 

 

Con el constante crecimiento del precio de la energía es importante mantener una correcta climatización y hacer un uso racional de los aparatos eléctricos de tu hogar. Hoy en el blog de CENTURY 21 España te vamos a dar las claves para que disfrutes del verano en tu hogar y no tiembles de miedo cuando llegue la factura eléctrica. 

 

Seamos realistas. Para reducir el consumo eléctrico durante el verano debes limitar el uso de algunos aparatos de casa, pero limitarlo no quiere decir no usarlo. Se trata de hacer algunos pequeños cambios en nuestra manera de utilizar dichos aparatos, sobre todo el del aire acondicionado, por ejemplo. ¿Sabías que por cada grado de temperatura que reduces en tu casa el consumo eléctrico sube un 8 o 10%? No se trata de pasar de vivir en el Polo Norte a parecer que estás en un horno, el objetivo es hacer una utilización racional y no subir grados a lo loco sin poner un límite. 

 

Consejos para reducir el consumo eléctrico en verano

Se trata de acostumbrarse a una nueva manera de emplear los aparatos eléctricos en casa para que tu hogar siga siendo tu refugio, sea la época del año que sea. 

  1. En primer lugar, es importante tener claro cuál es la potencia contratada y cuál es la que necesitas realmente. Piensa que la potencia contratada es un gasto fijo en tu factura eléctrica. De hecho, cuanta más potencia contratada, más alta es tu factura de la luz. También debes tener en cuenta si tu compañía ofrece tarifas de discriminación horaria y aprovechar las horas más baratas para utilizar los electrodomésticos que más consuman. 
  2. Cambia las bombillas de tu hogar por otras de bajo consumo. Este tipo de bombillas gastan entre un 50 % y un 80% menos que las tradicionales y duran hasta 10 veces más. Es cierto que al principio el gasto será mayor, pero supondrá una inversión con la que notarás la diferencia en la factura de la luz cada mes. 
  3. Opta por los ventiladores en vez del aire acondicionado. Los ventiladores de techo o de pie y los climatizadores evaporativos son mejores opciones que el aire acondicionado, ya que consumen menos energía. 
  4. Usa enchufes inteligentes para controlar el uso de determinados aparatos que, a través de una conexión a internet, nos permite programar su uso
  5. Olvídate del standby. Aunque parezca mentira, la pequeña luz que mantiene a algunos aparatos eléctricos en reposo hace que tengamos un gasto continuo de luz. Por ello, apaga la pantalla del ordenador cuando no lo utilices, desenchufa el móvil si no lo estás cargando… Una manera fácil de apagar todos los aparatos eléctricos cuando no los estés utilizando es usar regletas con interruptores.
  6. No conviertas tu casa en un congelador. No hace falta que la temperatura del aire acondicionado esté a 19º en pleno agosto. Como te hemos comentado anteriormente, cuantos más grados subas la temperatura, menos gasto energético tendrás. Lo ideal es mantenerlo entre 23 y 24 °C. También es básico, si tu aparato de aire acondicionado te lo permite, que utilices el modo eco. Acuérdate de apagarlo si no vas a estar en casa. 
  7. Cierra ventanas y puertas en las horas de más calor. Pon barreras entre el sol y tu hogar para evitar que las estancias se calienten en exceso. 
  8. Reduce al máximo el uso de electrodomésticos como la lavadora, el lavavajillas, la plancha o el aspirador, ya que hacen que aumente el calor concentrado en la estancia. Si tienes que usarlos, hazlo mejor por la noche cuando ya hayan bajado las temperaturas. En cuanto al frigorífico, regula bien su temperatura (entre 3 y 7º y -20 y -18 en el congelador).
  9. Juega con las corrientes de aire en tu hogar. Se trata de aprovechar la ventilación cruzada con puertas y ventanas para generar corrientes. 
  10. Coloca plantas en las ventanas. Las plantas ayudan a reducir parte del calor que entra y humedecen el ambiente. Riégalas convenientemente para que el sol no las queme y marchite. 

 

Además de todos estos consejos para reducir la factura de la luz en verano, no olvides hidratarte constantemente, evitar comidas calientes y darte duchas frías regularmente. 

Si quieres leer más artículos donde compartimos contigo ideas para sentirte más a gusto en tu hogar, ¡no dudes en seguir nuestro blog!

marketing@century21.pt'

Deja un comentario

*
Subscribe!

captcha *