logo
Century21 Portugal


cámara inmobiliaria

Te has decidido a poner tu casa en venta. Y además quieres venderla por un buen precio y en un tiempo record. ¿Es esto posible? Desde la experiencia de la red de asesores inmobiliarios de CENTURY 21 España, sabemos que sí. Se deben dar ciertas circunstancias incontrolables por el propietario, pero hay otros elementos que podemos explorar y explotar para vender más fácil una casa.

La principal, aunque no siempre la más cuidada en el sector, es una buena fotografía de la vivienda. La imagen tiene la cualidad de transmitir sensaciones y emociones. Por lo que poner a la venta en Internet tu casa sin una buena fotografía, no es una buena opción para tus oportunidades de venta.

Una habitación acogedora, una estancia luminosa, un espacio ordenado, bien fotografiado, puede suponer la diferencia en que te llamen para una visita de un interesado en comprarla, y la invisibilidad más dolorosa. Para que esto no te vuelva a suceder a ti, vamos a desgranar cómo fotografiar una casa para venderla antes y mejor.

Cómo fotografiar una vivienda con habitaciones pequeñas

Reconozcámoslo. No siempre nos llegan a la cartera de viviendas como inmobiliarios viviendas con amplias estancias y habitaciones de grandes dimensiones. Ello no volverá a ser un impedimento para que puedas venderla. Atento.

Aquí el reto reside en utilizar el encuadre con el máximo espacio que interese mostrar. Cuando te colocas con la cámara o el móvil en el sitio en el que estás seguro que obtendrás el mejor encuadre, resulta que el resultado es pobre, caótico, y aporta poco a nada. De ahí que insistamos en la coletilla “que interese”.

Antes de desenfundar la cámara, haz una visita previa a la casa. Apunta cuáles son los detalles que quieres mostrar, los elementos que van a resultar atractivos a los potenciales compradores.

Antes de hacer una fotografía, observa directamente, calibra, elige, y, entonces sí, dispara.

Llega el momento de disparar. ¿Qué opciones tengo?

Si te gusta la fotografía, puede que tengas un objetivo gran angular. Eres afortunado. En una toma tendrás todo lo que quieres comunicar. ¡Ojo! No es lo mismo gran angular y ojo de pez. El ojo de pez distorsiona la visión panorámica. El gran angular corrige las inclinaciones de la fotografía en 50 mm.

¿No tienes un gran angular ni una cámara réflex? No te preocupes, porque con el móvil puedes hacer también una panorámica, ya sea con dicha función si dispone de ella o mediante la toma en barrido de la estancia. Eso sí, cuida mucho las exposiciones, la luz y los balances de blanco (referencia que toma la cámara, o sus sensores, para equilibrar los colores y la luminosidad).

Cómo lograr que una habitación parezca más grande con la fotografía

Para vestir nuestra habitación o casa y que parezca más grande tras la toma fotográfica, tenemos que echar mano de las técnicas básicas de composición.

Tranquilo, son una anotaciones básicas que te ayudarán a mejorar tus sesiones de fotografía de interiores.

Lo primero que tienes que hacer es ver la estancia, identificar las líneas del techo y/o de las paredes que te pueden ayudar a crear una sensación de punto de fuga (no es exactamente, pero de una forma simplificada, aquellas líneas que aportan perspectiva). Si no me he explicado bien, preguntadnos en los comentarios, y os trataremos de mostrar cada concepto que no esté claro.

Una vez hemos identificado estos puntos para hacer perspectiva, vamos a buscar elementos en diferentes planos dentro del mismo encuadre. Piensa en las fotografías con desenfoque, pero sin ese desenfoque: te traen al primer plano un elemento destacado y el resto rellena. Mediante el contraste de tamaños, generamos más sensación de espacio en la estancia.

Cómo fotografiar una habitación con poca luz

Seguro que también a ti te ha pasado. No has reparado en que una habitación, o la vivienda en su conjunto tiene poca luz. Ello nos va a forzar a utilizar el flash, que tiene un alcance limitado y que da una cierta sensación de irrealismo poco interesantes para vender la casa por Internet.

Si tienes una cámara réflex, la solución es fácil: ármate de un objetivo que te permite aperturas de diafragma amplios, juega con las velocidades de obturación a tu favor -piensa que aquí los objetos están fijos, por lo que el riesgo de movimiento es casi nulo; y utiliza trípode o algún pie de apoyo para la cámara (para asegurarte una toma nítida).

Con estos elementos, y una luz artificial que sea acorde -si tienes una habitación pintada en colores oscuros, quizás una luz cálida no sea la mejor opción, piensa en otro tipos de temperaturas de color-, apenas necesitarás utilizar el flash.

Si te ves forzado -porque la luz de la estancia es insuficiente- a utilizar el flash, te recomendamos que antes de situarlo en el mismo plano que el enfoque, lo hagas rebotar sobre el techo, por ejemplo. De esta forma, creas una mejor iluminación de relleno.

En el caso de que no dispongas de una cámara de fotos, comprueba si tu móvil te permite hacer este tipo de modificaciones en los parámetros de la fotografía. En casi todos los nuevos modelos vienen ya incorporados, con mayores o menores prestaciones.

Con luz natural, la clave está en la hora

Una de las claves de la fotografía profesional de interiores reside en el momento del día en el que se toman las imágenes. No es baladí. La luminosidad de las horas centrales del día genera reflejos, sombras y favorece que las imágenes salgan quemadas.

Hay que buscar el momento adecuado observando la vivienda desde la óptica del fotógrafo, no del inquilino. Los fotógrafos de interiores suelen coincidir en que en una casa con una buena luz natural, las mejores horas son dos o tres horas después del amanecer y dos o tres horas antes de que amanezca. Como norma general. Insistimos. Cada casa tiene un momento perfecto, y hay que tratar de aprovecharlo.

Y mucho cuidado con las ventanas, que son traicioneras. Generan muchos contrastes de luz que pueden arruinar la toma. Maneja todo lo posible los parámetros mencionados, o juega con difusores naturales (cortinas) para regular la intensidad de luz que entra. Si no tienes estas oportunidades, haz una foto con mucha luz, otra con media y una tercera, idénticas en encuadre, con poca luz. Con los programas de edición podrás hacer una composición mejor expuesta (técnica bracketing).

Consejos para fotografiar todo tipo de viviendas

Equilibrio y orden

El (des)equilibrio entre los elementos del encuadre tiene la capacidad de hacer de una buena captura, un mensaje equivocado. Una estancia caótica, saturada de elementos, o incluso desordenada, va a provocar el sentimiento opuesto a lo que buscamos.

Por el contrario, si jugamos con los elementos, los ordenamos y nos tomamos el tiempo para ver si así transmiten lo que queremos o no, conseguiremos nuestro objetivo.

Para ayudarnos en esta tarea, volvemos a ‘tirar’ de técnicas de composición. En este área, nos interesa especialmente la regla de los tercios. Esto es, divide la escena en un tablero como si fueras a jugar al tres en raya con él.

El equilibrio perfecto es aquel que en esta malla, el elemento central está en el cuadro central, y el resto de elementos se distribuyen en los laterales como si el centro ejerciera de espejo.

¿Te has fijado en las fotografías de Instagram? Sobre todo pienso en las comidas que compartimos. Si colocas el plato en el tercio izquierdo, y el centro del mismo en el punto central, la foto resulta más atractiva. En el caso del interiorismo, podemos jugar con estas reglas en los detalles.

Detalles, detalles, detalles

En la fotografía de interiores abundan los planos generales, abiertos, panorámicos. Como hemos dejado escrito al comienzo del artículo, con grandes angulares. Sin embargo, cada vez más se apuesta por mostrar algunos pequeños grandes detalles que hacen a la casa más acogedora.

Piensa en un sofá sin cojines, y en otro con unos bonitos cojines a juego con el ambiente, y acompañados por una mantita. ¿Cuál de los dos te resulta más acogedor?  

¿Y si a la imagen le sumamos una preciosa chimenea? Nuestra mente ya estará allí. Todos estos detalles que o bien sumamos, o bien destacamos, marcarán la diferenciación de nuestra casa frente a todas las demás.

Por último, edita las imágenes. Aunque parezcan que están perfectas, siempre pueden mejorarse. Lo más importante, tomarnos la fotografía de interior con el valor notorio que tiene. 

 

Carlos Rentalo es Director de Marketing de CENTURY 21 España y Portugal.

Deja un comentario

*
Subscribe!

captcha *